Conjunto de 2317 zampoñas

Este conjunto fue dirigido por el Prof. Eliodoro Nina.

Director de la Academia Superior de Música HELIOS

ANTECEDENTES

OBDEFO

La Organización Boliviana de Defensa y Difusión del Folklore, es una institución no gubernamental, sin fines de lucro, los participantes son personas voluntarias que trabajan por amor al folklore y al país

Nuestro objetivo es trabajar en pro del folklore boliviano, la danza y la música. Defiende la identidad y lo auténtico de nuestro país en el ámbito nacional e internacional, para así lograr el reconocimiento del folklore
boliviano a nivel mundial.

En Marzo del 2003, argentinos en la localidad de Tilcara, intentaron inscribir el nombre de su país en el libro de GUINNES RECORDS, reuniendo a casi 3.000 intérpretes de zampoñas (sicus). De esta forma, trataron de apropiarse de la zampoña, como si fuesen una nación con una gran cultura Andina, pero fracasaron en su intento.

PREOCUPACIÓN

Nuestra organización, OBDEFO, le preocupa el hecho de que países limítrofes constantemente, plagian, roban, saquean nuestras danzas y música. Nuestra cultura esta abandonada sin leyes que la protejan. Ahora Argentina quiere apropiarse de la zampoña.

GUINNES RECORD

Estamos organizando el conjunto musical más grande del mundo con DOS MIL ZAMPOÑISTAS BOLIVIANOS, para mostrar al mundo que la zampoña (siku) es boliviana. Convocando a todos los bolivianos interpretes y ejecutantes de la zampoña. PARA BATIR EL RECORD GUINNES E INSCRIBIR EL NOMBRE DE BOLIVIA Y LA ZAMPOÑA.

CONVOCATORIA

OBDEFO, LA OFICIALIA MAYOR DE CULTURAS, ACADEMIA SUPERIOR DE MUSICA HELIOS Y La Radio Pasión Boliviana F.M. 107.3 convoca a jóvenes, señoritas, estudiantes, universitarios, profesores de música, directores de colegios, academias, centros culturales, conjuntos, entidades folklóricas,
comunidades, parroquias, músicos y a todos los que interpretan la zampoña. Formar parte del: “CONJUNTO MUSICAL MAS GRANDE DEL MUNDO CON 2.000 ZAMPOÑEROS”, e inscribir el nombre de BOLIVIA Y LA ZAMPOÑA, en el LIBRO MUNDIAL DE RECORD GUINNES.

Inscribirse en:

Radio Pasión Boliviana, Avenida Villazón #1960, 4to piso A. • Academia Helios, calle Indaburo 1166, ex Radio Nueva América

TEMAS QUE SE INTERPRETARÁN

Agüita de Putina, El Sicuri, Siway Azucena, Himno a la alegría, la diablada tradicional y viva mi patria Bolivia.

Lic. Napoleón Gómez PRESIDENTE
Lic. Rosa Calderon VICEPRESIDENTE
Dr. Enrique Koziner VICEPRESIDENTE RR.PP.
Prof. Eliodoro Nina DIRECTOR DE LA ACADEMIA SUPERIOR DE MUSICA HELIOS


 Sikuris: los integrantes ensayaron las canciones desde septiembre

Más de dos mil zampoñistas bolivianos tocaron juntos durante treinta minutos seis temas musicales, incluido el Himno de la alegría de Ludwig van Beethoven, con el propósito de alcanzar el récord mundial y figurar en el Libro Guinness de los récords.

“Hemos batido el récord”, dijo emocionado Napoleón Gómez, organizador del proyecto musical, luego de que concluyera ayer al mediodía el concierto en la plaza de los Héroes.

Alrededor de las 11.00, con la zampoña y sus partituras en la mano, empezaron los músicos a llegar a la plaza para tomar sus lugares. Había niños, jóvenes y adultos, hombres y mujeres; vestidos de rojo, de amarillo y de verde, los colores de la bandera boliviana.

El área donde se instaló el escenario fue protegida por cordones de seguridad y resguardada por efectivos policiales.

En el palco oficial se ubicaron autoridades e invitados especiales que oficiaron como testigos del evento. Estaban el viceministro de Cultura, Fernando Cajías; el director de Promoción Cultural del Viceministerio, José Bedoya; el oficial mayor de Cultura, Armando Urioste; el director de la Orquesta Sinfónica Nacional, David Händel; el reconocido músico Ernesto Cavour, y el presidente de la Asamblea de Derechos Humanos, Sacha Llorenti.

El público rodeaba a los músicos, algunas personas llevaron banderas nacionales. Quienes llegaron retrasados se instalaron como pudieron en el monumento a los Héroes.

Justo al mediodía, y con el sol en lo alto, el director, Eliodoro Nina —elegantemente vestido con un traje negro— dio la pauta para empezar el concierto con la Diablada tradicional, una recopilación de Alejandro Shaw.

El segundo tema fue Agüita de Putina, música tradicional de la región de Charazani, y el repertorio continuó con El sicuri, tonada del altiplano paceño.

“Zampoñas al aire”, gritaban los conductores del evento, y miles de sikus, desde 10 centímentros hasta más de un metro de longitud, se levantaban junto a los gritos y aplausos del público.

El concierto continuó con Siway Azucena, tonada tradicional recopilada por Luzmila Carpio. El siguiente tema fue el Himno a la alegría, para el cual los músicos, una mayoría jóvenes y adolescentes, debían afinar sus cinco sentidos, pues interpretar un tema universal era uno de los requisitos del récord Guinness.

El tema final fue Viva mi patria Bolivia, cueca de Apolinar Camacho. Mientras los músicos interpretaban el tema considerado como el segundo himno nacional, el público acompañaba con jaleos. Al finalizar la interpretación, zampoñas en alto, músicos, público y autoridades gritaron !Bolivia!, ¡Bolivia!, seguros ya de haber batido el récord.

“Estoy aquí para batir el récord y que conozcan a Bolivia por su riqueza cultural”, dijo Mauricio Suárez, de 15 años, que practica el instrumento andino desde hace tres años.

“He tocado zampoñas desde chico y no podía faltar aquí porque es para llevar en alto al país”, afirmó, por su parte, Camilo Gutiérrez, de 68 años.

El evento fue seguido por medios de comunicación nacionales y internacionales.

En el curso de esta semana, se enviará a Londres, sede de Guinness World Records, dos videos del concierto filmados por Bolivisión, fotografías, formularios de los integrantes y cartas que avalan a los músicos. La respuesta llegará en tres meses.

En 2002, en el norte argentino, cerca a dos mil músicos intentaron batir el récord de intérpretes de sikus, pero no cumplieron las reglas Guinness. 

Guinness World Records exige un director de orquesta, que fue el Prof. Eliodoro Nina.

Dos testigos independientes por músico avalan que uno sabe leer partituras.

Se interpretó un tema universal (Himno a la alegría) y durante más de 10 minutos.

Las gestiones ante Guinness se realizaron hace un año y ocho meses.  

COMENTARIOS TRAS EL CONCIERTO

David Händel:

Espectacular, nunca en mi vida he visto algo por el estilo y dudo que vea otra vez. Sin duda se alcanzará el récord, pero más importante que el Guinness, fue la demostración del instrumento y el espíritu común.

Fernando Cajías:

Lo importante era llegar al número de minutos que se exige (10 minutos), el hecho de interpretar un tema universal, haber pasado los 500 integrantes y que todos leen música. No hay duda que el Guinness aceptará las pruebas.

Además, en algún tiempo más batiremos nuestro propio récord con recursos humanos de otras ciudades y las comunidades.

El Director Prof. Eliodoro Nina:

Estoy maravillado por el resultado y agradezco a los niños, jóvenes y profesores de música que desinteresadamente participaron.

Hay un monolito zampoñero en el Museo de Tiwanaku, que refrenda que la zampoña es boliviana.

Ernesto Cavour:

Estoy feliz y contento de ser testigo del evento musical más trascencendal que ha tenido la historia boliviana. Además, a partir de este acontecimiento la juventud y niñez empezará a conocer, tocar y crear con el instrumento.

Napoleón Gómez:

Lo que queremos es mostrar al mundo que es en Bolivia donde se toca la zampoña y que aquí están los mejores zampoñistas.

Al principio no creyeron en el proyecto, pero hoy todo el mundo ha visto al conjunto de zampoñeros más grande del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*